Mons. Olivera | Cuanto bien hace la figura de Manuel Belgrano a todos, pero especialmente a aquellos que tienen en sus manos desafíos grandes en la edificación de nuestra Nación

3 junio, 2023

Mons. Olivera | Cuanto bien hace la figura de Manuel Belgrano a todos, pero especialmente a aquellos que tienen en sus manos desafíos grandes en la edificación de nuestra Nación, así lo señaló el Obispo Castrense de Argentina al referirse al héroe de la Patria. Fue en la mañana del 3 de junio, en el 253° aniversario del nacimiento del General Manuel José Joaquín del Corazón de Jesús Belgrano, en la explanada de la Basílica de Santo Domingo, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA).

Invitado por la Academia Belgraniana de la República Argentina, Mons. Santiago Olivera quien estuvo acompañado por miembros del Ejército Argentino, Armada Argentina y Fuerza Aérea Argentina, Gendarmería Nacional Argentina y Prefectura Nacional Argentina, integrantes de nuestra Diócesis. Allí, el Obispo, compartió unas palabras refiriéndose a Manuel Belgrano, donde citó distintos fragmentos de mensajes, donde quedan reflejada su fe. Al respecto decía el Obispo, “(…) vida espiritual de un hombre, ilustre prócer de nuestra Patria, que tuvo a bien valerse del don grande de la fe, para llevar adelante la tan noble misión de construir nuestra Nación, dar inicio a nuestra Patria, ayudar, velar y conquistar su Libertad”.

Continuando, Mons. Santiago señalaba, “podríamos destacar tantas otras cosas del querido Gereral Belgrano, que dan muestra de un hombre de fe, fe que amalgamó con su sentir patrio. Cuanto bien hace su figura a todos, pero especialmente a aquellos que tienen en sus manos desafíos grandes en la edificación de nuestra Nación, en cuidar y velar por los intereses más caros del bienestar de sus habitantes: salud, educación y trabajo; seguridad y paz social”.

En otro párrafo, Mons. Olivera pedía, “renovamos lo compartido por los obispos: “la necesidad urgente que todos los argentinos, y especialmente los cristianos, descubramos mejor nuestra vocación por el bien común, y así nos convirtamos «de habitantes en ciudadanos», corresponsables de la vida social y política, a lo que nos ayuda el conocimiento y la aplicación de la Doctrina Social de la Iglesia”[1] Que el ilustre prócer, Don Manuel Belgrano, sea un ejemplo para todos”.

Luego de haberse referido a Manuel Belgrano, el Obispo bendijo la nueva Bandera Nacional que será utilizada al momento del cambio del Pabellón para ser izado en el Convento de Santo Domingo. De esta forma se concretaría el 12° izamiento consecutivo de la enseña nacional en el atrio del Convento y Mausoleo de General Belgrano organizado por la Dirección General de Competencias Comunales y Talleres y la Academia Belgraniana de la República Argentina, en el marco de la Campaña «Bandera Argentina», finalizando el Obispo rezó junto a los presentes la oración por la Patria.

A continuación, compartimos en forma textual las palabras y rezo de Mons. Santiago Olivera, Obispo Castrense de Argentina:

Palabras y oración sobre Manuel Belgrano

Explanada de la Basílica de Santo Domingo, Buenos Aires

3 de junio de 2023

Monseñor Santiago Olivera,

Obispo para las Fuerzas Armadas y

Federales de la República Argentina,

(Obispo Castrense) 

             Palabras de Don Manuel Belgrano: “En el nombre de Dios y con su santa gracia amén. Sea notorio como yo, Don Manuel Belgrano, natural de esta ciudad, brigadier de los ejércitos de las Provincias Unidas de Sud América, hijo legítimo de Don Domingo Belgrano y Peri, y Da. María Josefa González, difuntos: estando enfermo de la (enfermedad) que Dios Nuestro Señor se ha servido darme, pero por su infinita misericordia en mi sano juicio, (…) he dispuesto ordenar este mi testamento, creyendo ante todas las cosas como firmemente creo en el alto misterio de la Santísima Trinidad, Padre Hijo y Espíritu Santo, tres personas distintas y un solo Dios verdadero, y en todos los demás misterios y sacramentos que tiene, cree y enseña nuestra Santa madre Iglesia Católica Apostólica Romana, bajo cuya verdadera fe y creencia he vivido y protesto vivir y morir como católico y fiel cristiano que soy, tomando por mi intercesora y abogada a la Serenísima Reina de los Ángeles María Santísima, madre de Dios y Señora nuestra y devoción y demás de la corte celestial, bajo de cuya protección y divino auxilio otorgo mi testamento en la forma siguiente”

            Estas letras escritas por Belgrano, 25 días antes de su Pascua, podríamos decir sintetizan la vida espiritual de un hombre, ilustre prócer de nuestra Patria, que tuvo a bien valerse del don grande de la fe, para llevar adelante la tan noble misión de construir nuestra Nación, dar inicio a nuestra Patria, ayudar, velar y conquistar su Libertad.

            Leemos en una misiva enviada a su primo Francisco Martínez Villarino: “Mi querido Pancho: he recibido la tuya del 24 pasado, salimos bien porque Dios es quién protege nuestra causa, y Él se ha encargado de dirigirla”

            Bien le valen al General Belgrano, estas firmes convicciones de la Palabra de Dios en labios del salmista:

            “Si Dios no construye la casa, en vano se cansan los albañiles, si el Señor no guarda la ciudad, en vano vigilan los centinelas” (126)

            Y en la certeza del profeta Isaías: “Señor, tú nos darás la paz, porque todas nuestras empresas nos las realizas tú” (26,12)

            Así lo leemos en sus cartas, como la que hemos compartido, como en tanta otras misivas que dan muestra de su fe firme y segura en el Señor, como así también, su confianza de hijo hacia la Virgen María, devoción mariana recibida desde el seno de su familia. Esta confianza se hará muy presente, especialmente, en la Batalla de Tucumán de 1812. La gratitud y reconocimiento de Belgrano lo leemos en la carta enviada al Triunvirato de aquel entonces:

            “Remito dos banderas del Real de Lima y dos estandartes de Cochabamba, para que V. E. tenga la bondad de mandar se coloquen en el templo de Nuestra Madre y Señora de las Mercedes, como dedicadas por el ejército de mi mando, en demostración de la gratitud a tan Divina Señora por los favores que mediante su intercesión nos dispensó el Todopoderoso en la acción del 24 pasado”.

                Podríamos destacar tantas otras cosas del querido General Belgrano, que dan muestra de un hombre de fe, fe que amalgamó con su sentir patrio. Esto hizo de él, un hombre integro, cabal y modesto:

                    «Era tal la abnegación con que este hombre extraordinario se entregó a la libertad de su patria, que no tenía un momento de reposo. Nunca buscaba su comodidad. Con el mismo placer se acostaba en el suelo o sobre un banco, que en la mullida cama”

            Cuanto bien hace su figura a todos, pero especialmente a aquellos que tienen en sus manos desafíos grandes en la edificación de nuestra Nación, en cuidar y velar por los intereses más caros del bienestar de sus habitantes: salud, educación y trabajo; seguridad y paz social.

            Renovamos lo compartido por los obispos: “la necesidad urgente de que todos los argentinos, y especialmente los cristianos, descubramos mejor nuestra vocación por el bien común, y así nos convirtamos «de habitantes en ciudadanos», corresponsables de la vida social y política, a lo que nos ayuda el conocimiento y la aplicación de la Doctrina Social de la Iglesia”[2]

Que el ilustre prócer, Don Manuel Belgrano, sea un ejemplo para todos.

Antes de rezar juntos por nuestro país te pedimos Señor que bendigas este símbolo de Nuestra Bandera Nacional, que significa la Patria, nuestra entrega y nuestra unión en el

servicio. Bendice a todos los que transitamos en este nuestro suelo Patrio:  +en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

            Rezamos confiados:

Jesucristo, Señor de la historia, te necesitamos.

Nos sentimos heridos y agobiados. Precisamos tu alivio y fortaleza.

Queremos ser nación, una nación cuya identidad sea la pasión por la verdad y el compromiso por el bien común.

Danos la valentía de la libertad de los hijos de Dios para amar a todos sin excluir a nadie, privilegiando a los pobres y perdonando a los que nos ofenden, aborreciendo el odio y construyendo la paz.

Concédenos la sabiduría del diálogo y la alegría de la esperanza que no defrauda.

Tú nos convocas.

Aquí estamos, Señor, cercanos a María,

 que desde Luján nos dice:

¡Argentina! ¡Canta y camina!

Jesucristo, Señor de la historia, te necesitamos. Amén.


[1] 93ª Asamblea Plenaria- Abril de 2007


[2] Ídem 1

Abre el seminario diocesano castrense

Necesitamos tu ayuda para el sostenimiento de los seminaristas

Noticias relacionadas

Revista Edificar N° 39

Revista Edificar N° 39

Revista Edificar N° 39, se encuentra disponible el resumen de información de los meses de mayo y junio 2024. La tapa se ilustra el encuentro del Santo Padre Francisco junto a Mons. Santiago Olivera y los efectivos de las FTA 63 (Fuerzas de Tareas Argentinas). En esta...

0 comentarios

Pin It on Pinterest

¡Compartí esta noticia!

¡Enviásela a tus amig@s!